BicycleIzation

BicycleIzation

miércoles, 9 de septiembre de 2015

Submundo de Jessica (Basado en un sueño mio)

Una vida diferente, una experiencia incomparable y un sueño mágico, esas eran las ambiciones de una niña de 13 años, llamada Jessica, que día a día, su vida cada vez la tomaba aburrida y monótona, cuya madre no valoraba y siempre la ignoraba. Después de una jornada escolar, cuando la muchacha regresaba a su casa, vio a lo lejos cerca de un árbol cuyas hojas caían paulatinamente sobre el césped, un objeto rojizo, pero muy brillante, así que sin pensarlo tomo aquella cosa portentosa y hermosa y se lo llevó a su casa. Al llegar a su vivienda, su señora le pregunta por qué el retraso y que es aquel objeto extraño pero llamativo que sostiene sobre sus manos encantadoras, la niña solo le dice que es una piedra roja, que se consiguió en el piso, y sin más nada que decirle a su progenitora, se marcha hacia su cuarto.

Mientras se sentaba sobre su cama, veía con ojos muy asentados, esa supuesta piedra roja bella y esplendida, que la sumergía poco a poco, en el sueño más profundo, y al final la chiquilla se queda dormida. Al despertar Jessica, se levanta con mucho hastío, pero a su vez nota como su cuarto se tornaba oscuro y lúgubre y aquella piedra ya no estaba, así que la muchacha empezó a buscar, a su madre que también, había desaparecido. Nada parecido de lo que ella veía en ese momento era lo que apreciaba normalmente en su vida, la casa era únicamente un pasillo enorme, con varias puertas, pero todas cerradas, excepto una que era la última puerta del pasillo morrocotudo y penumbroso. Al llegar aquella puerta, puede apreciar que se encontraba alguien, pero no era su madre, ni siquiera podría decirse que era humano, ya que solo era una sombra sólida, que al enterarse de que la muchacha lo estaba observando, así que sin pensarlo, esta criatura bizarra, empezó a seguirla y por supuesto la chiquilla emprendió también la corrida, hasta que al final del otro extremo del pasillo, había otra puerta, solo que esta vez era iluminada, así que sin especular, ella entro apurada mente y la cerró con todas sus fuerzas, pero se dio cuenta que aquel monstruo desagradable, no podía pasar.

Ahora Jessica, se encontraba en un lugar sumamente distinto, ella estaba sobre nubes fofas y se encontraba un enorme puente espectacular, cubierto de las más hermosas rosas, donde este pasadero, te daba acceso a un castillo enorme, y muy llamativo, así en ese momento la muchacha se sintió, al menos un poco más tranquila, y sin ningún obstáculo se destinó, hacia aquella fortaleza impresionante. Al entrar, abriendo las enormes puertas del palacio, pudo apreciar que solo era un ingente lobby y que en su centro se encontraba un gran buffet, con todas las comidas que ella se podía imaginar, era increíble, la chiquilla estaba contenta pero a su vez, confundida y un poco preocupada de su ya madre desaparecida. Ella tomó la decisión de comer algo y luego buscar a su señora. Mientras se sentaba en una silla de espaldar largo y cubierto de finas telas de oro, empezó a comer, pero a medida que tomaba una porción de cualquier alimento, el lugar se tornaba a poner muy denso, donde Jessica, sentía que algo no andaba bien, así que se puso de pie y al momento de hacerlo, unas de la paredes se revienta y aparece un felino, pero muy gigante, con una gran corona de oro y brillantes diamantes, y poseía una gran capa roja, donde se daba
a entender que era un “Rey”, esta bestia molesta, decide ahuyentar a Jessica, que ésta sin pensarlo empezó a correr, nuevamente, con todas sus fuerzas del castillo. Al salir solo se encontraba un muelle nada más pero había una nave y una mujer muy hermosa de sonrisa angelical y de origen asiático, le invita a montarse con ella, por su puesto, apresurada mente, ya que la bestia no se iba a detener, la muchacha se monta y parten lejos de allí.
Al alejarse del castillo, se adentraban, ambas, a lo que era su pueblo o al menos vecindad, Jessica, tan asustada, confundida y cansada, que no sostuvo algún contacto con aquella hermosa mujer que pilotaba el navío, simplemente se dedicó a mirar en la ventana, y pudo apreciar, que las personas que se encontraban, no las había visto nunca en su vida, he inclusive aquellos entes, no poseían rostro. Al pasar el rato, la mujer asiática, le llevo a su casa, pero por supuesto Jessica tenía temor, de aquella criatura que vio al principio de todo, la dama de oriente, le dijo que no tenía que preocuparse de nada, que fuera a encontrar a su madre. La niña, se bajó del bastimento y entro a su casa con toda la cautela del mundo, pero se dio cuenta, que su casa estaba igual que antes, pero su progenitora seguía sin estar allí, así que Jessica, entro a su habitación, apoyándose suavemente sobre su cama, para entrar de nuevo en el más profundo sueño. Al despertar, ella no se encontraba en su casa, sino notó que se encontraba en un cuarto diferente y al girar su cabeza su madre, llorando sobre ella, tomándole sus manos encantadoras y también observo que la piedra roja, había perdido su brillo y estaba sobre una mesa, la muchacha procede a decirle que ocurre, la señora con un alivio enorme, la abraza, donde Jessica, hace exactamente lo mismo, y la mujer que le dio a luz, le dice: “Hija, te habías desmayado, tienes varios días sin despertar”, así que Jessica, le responde: “Perdóname, por no tomarte en cuenta, mientras tú estabas aquí conmigo, entendí que mi vida y mi realidad eres tú”.




No hay comentarios:

Publicar un comentario